domingo, 30 de noviembre de 2008

Iglesia de San Ildefonso

.
La Iglesia de San Ildefonso.- Se encuentra en la plaza de San Ildefonso, es un templo relativamente moderno, ya que su construcción data del año 1841, aunque su historia es más antigua, ya que en el lugar que hoy ocupa la parroquia se ha hallado una lápida visigoda que atestigua la fundación de un lugar para el culto cristiano. El historiador Gestoso va mas allá, afirmando tener noticias de un ara sepulcral aparecida en esta iglesia que se correspondería con época romana. Parece mas claro que los musulmanes utilizaron el antiguo lugar de culto visigodo para erigir una mezquita.

El antiguo templo, probablemente del S. XIV, fue demolido debido al deterioro de su fábrica. La nueva construcción se realiza según proyecto de Julián Barnecilla, ejecutado por el también arquitecto José Echamorro.

Templo de estilo neoclásico cuenta dos portadas, la principal dos cuerpos de altura: el inferior queda compuesto por una pareja de columnas jónicas a cada lado de la puerta, en el segundo cuerpo, se levantan tres columnas corintias a cada lado, que centran una hornacina con la imagen de San Ildefonso.

Las torres de estilo barroco presentan planta cuadrada en el primero, octogonal en el segundo y circular en el tercero; y se enmarcan entre finas columnas blancas, de orden jónico en el primer cuerpo y corintio en los dos restantes, que ayudan a reafirmar la imagen estilizada de esta fachada.


De un estilo marcadamente neoclásico es la portada lateral con gruesas columnas pareadas de orden toscano situadas a cada lado de la puerta , sobre ellas una cornisa muy volada que da paso a un segundo cuerpo que presenta en su centro una placa conmemorativa sostenida por pequeños ángeles, rematándose superiormente todo el conjunto por un sencillo frontón triangular.

La planta de la iglesia es de tres naves, con crucero y presbiterio, quedando separadas sus naves con pilares cuadrangulares a las que se adosan altas pilastras jónicas.

La nave principal y el crucero se cubren con bóvedas de cañón con lunetos, rematada con una cúpula sobre pechinas, quedando las naves laterales cubiertas por bóvedas de arista.



La Capilla Mayor queda enmarcada por un arco rebajado sostenido por columnas jónicas de mármol rojo sobre el que se sitúan tres hornacinas ocupadas por las imágenes de San Ildefonso en la central y las de San Pedro y San Pablo en los laterales. Preside este espacio un templete neoclásico realizado en jaspe con cuatro columnas que sostienen una cornisa redonda cubierta por una cúpula, obra de José Barrado de 1841, que contiene una imagen de la Inmaculada, anónimo del siglo XVIII.

En la nave de la Epístola (dcha.)

La cabecera de la Nave de la epístola, la ocupa un retablo de la Casulla de San Ildefonso del S.XVIII, que está presidido por un grupo escultórico de la imposición de la Casulla de San Ildefonso también del S.XVIII.
El grupo está formado por varias figuras: La Virgen, entregando la prenda litúrgica a San Ildelfonso, que está arrodillado recibiéndola, un ángel mancebo y varios querubines sujetando el báculo y la mitra.

Retablo de la Virgen entregando el Niño a San Cayetano.- nos encontramos ante un grupo escultórico de la Virgen entregando el Niño Jesús a San Cayetano que lo recibe de rodillas, obra anónima del S XVIII.


Retablo de Nuestra Sra. de la Soledad en su Esperanza de estilo neoclásico, fechado en el siglo XIX y se encuentra presidido por imagen titular, obra de Juan de Astorga realizada en el siglo XIX. Sobre el ático grupo de “La Sagrada Familia” en marfil




Retablo de las Dos Trinidades, junto a la pila bautismal aparece un un relieve que representa a los Dos Trinidades (Padre-Hijo-Espíritu Santo /// Jesús-María-José) obra excelente realizada en 1609 por Martínez Montañés, enmarcado en un retablo neoclásico.





. . .

En esta misma nave, nos encontramos un altar de mármol de color, con la imagen de la Santa María Magdalena del S.XVIII y sobre una Repisa una escultura de San José con el niño Jesús en brazos también del S. XVIII

En la Nave del Evangelio (Izda.)

Retablo de la Virgen del Coral.- En la cabecera del Evangelio en un altar neoclásico de marmol, nos encontramos con una pintura de gran valor arquitectonico, sobre el muro de la antigua Iglesia, único trozo que se respetó y se conservó del antiguo edificio al erogirse el actual templo. Puede fecharse de 1375 restaurada en 1980. Su nombre de Virgen del Coral, tiene su origen en el fragmento de coral que tiene el Niño Jesús prendido en el collar.

La Virgen del Coral es una de las tres pinturas más antiguas de Sevilla, formando una trilogía junto con la de la Antigua en la Catedral y la del Rocamador de San Lorenzo.

Retablo de Jesús Cautivo altar Neoclásico con la imagen del Cristo Cautivo, obra anónima del siglo XVIII que cuenta entre las grandes devociones de los sevillanos.





















Retablo de la “Hermandad de los Sastres”, de estilo neoclásico, del siglo XIX presidido por imagen de “Ntra. Sra. de los Reyes” anónimo del siglo XVI. a los laterales tenemos las esculturas de San Fernando y San Hemenegildo tallas de Pedro Roldan de 1674.

.